Algunos consejos para iniciar tu negocio

Emprendedores

Si eres de esas personas que sueñan con tener su propio negocio, no sigas soñando…fíjate una meta. Establece una fecha para concretarla, ponla por escrito y dale forma. Para ello, te ofrecemos estos consejos que te ayudarán a dar los primeros pasos para emprender tu propio negocio:

> Idea

Es la parte fundamental de todo emprendimiento. Debes iniciar preguntándote qué conocimientos y habilidades tienes que quisieras compartir con otros. Observa, en el área donde vives o trabajas, qué necesidades existen que puedas satisfacer con tu producto o servicio. Dirige tu esfuerzo hacia lo que sabes hacer y te apasiona.

Es importante que cuides tu idea hasta el momento de su lanzamiento. Evita compartirla con terceros, ya que no faltarán aquellos que quieran sacar ventaja de tu idea. De igual forma no permitas que los pesimistas anulen tu emprendimiento. Es aquí donde deberás decidir qué hacer: creerles o demostrarles que están equivocados. Enfócate en tu meta, si la visualizas…¡la puedes alcanzar!

> Planeación

En esta etapa es donde deberás elaborar un plan de negocios que te servirá de guía para concretar el tan esperado lanzamiento de tu negocio. Este documento deberá incluir lo siguiente:

  • Análisis de la empresa y de los productos o servicios que comercializarás.
  • Análisis del mercado objetivo al que quieres llegar.
  • Análisis de la industria en la que operarás tu empresa y de la competencia.
  • Análisis de fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas (FODA).
  • Estructura organizativa de la empresa con funciones claramente definidas.
  • Plan de mercado y publicidad.
  • Plan financiero (proyecciones de ventas, ingresos, costos, gastos y flujo de efectivo).

Una parte fundamental de tu estrategia es determinar la ventaja competitiva de tu producto o servicio, ya que el mismo puede ser común en el mercado, pero con la debida diferenciación puede destacarse del resto de los competidores. Asimismo, un buen plan de mercadeo y publicidad es vital para posicionar tu marca, dado que tu producto o servicio puede ser único, pero si nadie lo conoce, no te servirá de mucho.

Una vez tu negocio esté operando, no olvides revisar periódicamente tu plan de negocios para incorporar los ajustes que sean necesarios en base a las experiencias vividas y al aprendizaje recopilado.

> Financiación

Para emprender tu negocio propio deberás contar con el capital semilla, ya sea que lo hayas ahorrado, lo adquieras a través de un préstamo o compartas el riesgo con un socio estratégico. Por esta razón es que un buen historial de crédito es tu mejor carta de presentación, básicamente porque te abre puertas y te permite obtener financiamiento bancario. Sin embargo, antes de pensar en deuda, debes tener en cuenta que las empresas en sus inicios no generan utilidades, por lo que no querrás tener compromisos financieros si no cuentas con ingresos estables. Por otro lado, si eres asalariado, puedes obtener un financiamiento con el respaldo de tu salario y estabilidad laboral. En todo caso debes evaluar cuidadosamente todas las alternativas de financiamiento disponibles.

> Lanzamiento

Ha llegado el día tan esperado. Todo está listo para la apertura de tu negocio. Solo necesitas recordar que para que ésta realidad continúe deberás mantener en todo momento especial atención en los siguientes aspectos:

  • La imagen de tu producto o servicio, de tu negocio y del personal que laborará en él.
  • La calidad de tu producto o servicio.
  • El enfoque en el servicio al cliente.
  • El equipo de colaboradores que te acompañe para poder crecer.
  • El valor diferenciador de tu marca.
Todos los derechos reservados Grupo R&G © 2015. Sitio Web desarrollado por Pixel Media